«PASEANDO A MISS DAISY»: «AMISTAD INTERRACIAL CONMOVEDORA»


Título original: Driving Miss Daisy.

Año: 1989.

Duración: 99 minutos.

País:  Estados Unidos.

Dirección: Bruce Beresford.

Guion: Alfred Uhry (Teatro: Alfred Uhry).

Música: Hans Zimmer.

Fotografía: Peter James.

Reparto: Morgan Freeman, Jessica Tandy, Dan Aykroyd…

Productora: Zanuck Company, Warner Bros., Majestic Films International.

Género: Comedia dramática. Vejez. Amistad. Años 50. Años 60. Drama sureño.

Disponible en Rakuten Tv.

Sinopsis: Miss Daisy (Jessica Tandy) es una antipática y autoritaria profesora jubilada de 72 años. Tras sufrir un accidente conduciendo su coche, su hijo (Dan Aykroyd), temiendo por la vida de su madre, contrata a un chófer negro (Morgan Freeman) para que la lleve de paseo. 

Premios:

1989: 4 Oscars: Mejor película, actriz (Tandy), guión adaptado, maquillaje. 9 nominaciones.

1989: Globos de Oro: Mejor película Comedia, actor (Freeman) y actriz (Tandy).

1989: National Board of Review: Mejor película.

1990: Festival de Berlín: Oso de Plata – Mejor actuación conjunta

1990: Premios BAFTA: Mejor actriz (Tandy). 4 nominaciones, incluyendo mejor película.

1989: Premios David di Donatello: Mejor actriz extranjera (Jessica Tandy).

1989: Círculo de Críticos de Nueva York: 3 nominaciones, incluyendo Mejor director.

1989: Asociación de Críticos de Los Angeles: Nominada a Mejor actor (Freeman).

1989: Sindicato de Productores (PGA): Mejor película.

1989: Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión adaptado.

Adaptación de la obra teatral homónima de Alfred Uhry, encargado del guion, primera parte de la «Trilogía de Atlanta», que narra la vida de algunos miembros de la comunidad judía en la ciudad. Obtuvo un gran éxito y fue galardonada con el premio Pulitzer a mejor obra dramática. Fue la gran triunfadora de su año en los Óscar logrando cuatro estatuillas doradas sobre nueve nominaciones.

CRÍTICA (SIN SPOILERS):

Tras un guion aparentemente sencillo, nos encontramos una historia que transita entre la comedia y el drama de manera admirable. Sabe mantener el equilibrio narrativo construyendo una trama que podría ser carne de telefilm sensiblero, pero que con el paso de minutos nos damos cuenta que es mucho más profunda de lo que esperábamos. 

Ambientada en la norteamericana racista y xenófoba de finales de los 50, una profesora jubilada judía viuda, adinerada, independiente, religiosa y de carácter indomable tendrá que lidiar con un chófer afroamericano maduro, afable e inculto que será contratado por el hijo de ésta para que le lleve en coche a realizar sus tareas cotidianas. La relación profesional y personal que se establece entre ellos es el hilo principal de un argumento que trata con tacto y sutileza las desigualdades sociales, la amistad y la vejez. Con unos diálogos ácidos cargados de ironía, los protagonistas interactuan respetuosamente dentro de una convivencia impuesta limando asperezas hasta convertirse en grandes amigos compartiendo confidencias y juntos encararán la llegada del ocaso de sus vidas mientras su ciudad vive un movimiento social por los derechos civiles encabezado por Martin Luther King, que aboga por acabar con la segregación social.

La realización es elegante con el aspecto clásico de los melodramas hollywoodienses de la década de los 50. Beresford, con un ritmo pausado, va cociendo a «fuego lento» una comedia dramática en la que su mejor virtud es como retrata el «choque» sociocultural entre los protagonistas bajo el prisma de ambos plasmando sus antagonistas estilos de vida. Las secuencias son filmadas con una naturalidad asombrosa desprendiendo una autenticidad que traspasa la pantalla.


Si hay un aspecto que destaca sobre el resto, son las actuaciones de:

  • Jessica Tandin, cuyo trabajo es PORTENTOSO. Tanto física como emocionalmente transmite el deterioro que va experimentando su personaje de forma excepcional mimetizándose con él.


– Morgan Freeman, con su aplomo y su carisma desbordante, realiza una  IMPONENTE interpretación contenida llena de pequeños matices expresivos.


– Dan Aykroyd consigue la mejor actuación de su dilatada carrera para lograr su única nominación al Óscar como mejor actor de reparto. 


La dirección artística destaca en el vestuario, pero sobre todo en el maquillaje realizando una  ESTUPENDA caracterización de los protagonistas destacando el aspecto de éstos cuando llegan a la ancianidad.


La música, a cargo de Hans Zimmer, está compuesta por piezas instrumentales donde prima el sonido melodioso del piano que rezuma delicadeza y sensibilidad.

«Paseando a Miss Daisy» es una cinta con ENCANTO que, con un aspecto de sencillez tanto en su forma como su en contenido, posee un mensaje de inclusión y convivencia social muy bien desarrollado. Las BRILLANTES actuaciones elevan la categoría de este drama sureño con aroma a clásico. Su tramo final es CONMOVEDOR y una lección de buen cine.


LO MEJOR: Las actuaciones de Jessica Tandy y Morgan Freeman.

LO PEOR: A mitad de su metraje se vuelve algo anodina en su trama.

NOTA: 7,5.

@Cinefilo81

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s